TPV/POS: 5 consejos esenciales para elegir el correcto

Llegado el momento de contratar un TPV o POS, tendremos que analizar los servicios que ofertan las empresas para saber cuál de todas nos conviene. Sin embargo, hay aspectos en los que los nuevos emprendedores no se fijan por culpa de la inexperiencia. En el artículo de hoy, os mostramos los 5 consejos esenciales para elegir el correcto TPV/POS.

1.- Configuración

Cuando contratamos un TPV/POS tenemos que fijarnos en si nos cuesta algo la configuración, en si viene un técnico a instalarlo o, si tenemos que instalarlo nosotros, que sea fácil de instalar. Muchos se encuentran con el problema de que han contratado un TPV y tienen que instalarlo ellos mismos, un error que cuesta caro porque no todo el mundo sabe de informática.
¿Qué ocurre cuando hacemos una mala instalación? Pues que el TPV no funciona correctamente y nos deja tirados en medio del día laboral con clientes entrando y saliendo de nuestra tienda. Fijaros bien en este apartado porque es esencial, además de ser el primer paso de un negocio.

2.- Tarifas o planes

Dependiendo de la empresa, tendremos que elegir entre distintos planes, los cuales contienen unas tarifas o tasas distintas. Normalmente, nos suelen cobrar el mismo tipo de tarifas en todos los TPV, pero lo que cambia es la cantidad de las mismas. Hoy en día, las tarifas suelen ser las siguientes:
– Tarifas por procesamiento o transacción. Suelen partir del 0.99€ y llegar al 2.7%. Es una tarifa que te cobran por cada pago con tarjeta que se haga a través del TPV.
– Cuota mensual. Dependiendo del TPV, te pueden cobrar una cuota mensual o no. Por ejemplo, Shopify cobra una cuota mensual que va desde los 29€ hasta los 299€; por otro lado, iZettle no cobra cuota mensual.
– Los cargos pueden ser de distintos tipos, pero los más comunes son los resultantes de un exceso del plan. Dicho en otras palabras, contratamos un plan que nos limita a tener 3000€ de transacciones, pero lo sobrepasamos. En este caso, la empresa nos penalizará porque hemos incumplido una de las condiciones.

3.- Compatibilidad

Hay TPVs y POS que no son compatibles en Europa o Estados Unidos, como tampoco son compatibles con pagos con smartphones o wearables. Mucho cuidado con este aspecto porque luego llegan las sorpresas. El mejor consejo que os puedo dar, es que contratéis el POS con mayor compatibilidad del mercado porque los tiempos cambian rápidamente y las necesidades sociales aumentan.
A día de hoy, poca gente paga con Smartphone, pero en el futuro todo el mundo va a pagar de este modo, ya que nos permite dejar la cartera en casa y es seguro. Contratar un TPV en pleno 2019 sin compatibilidad con Android Pay o Apple Pay, es un paso atrás en tu negocio.

4.- Utilidades

Los POS contienen muchísimas funciones que les conforman como equipos de trabajo, ya que nos permiten organizar plantillas, hacer inventarios, emitir informes, utilizar una nube o cloud, organizar los productos, actualizar precios, etc. Cuantas más utilidades tenga el TPV o POS, mejor.
Pero ¡Cuidado! No contratéis un TPV por tener muchas funciones, contratadlo porque necesitáis ESAS funciones; si no es así, no lo hagáis sólo porque os digan que es el mejor sistema del mercado.

5.- Movilidad

Dependiendo del negocio que tengamos, el hecho de que el TPV sea móvil nos puede interesar bastante. La situacion en la que el cliente se levanta de la mesa para pagar está desapareciendo, ya que los TPV móviles permiten que los camareros puedan llevar el datafono a la mesa del cliente para que éste pague desde ahí, sin tener que molestarse.
Por otro lado, es posible que no necesites un TPV móvil por las características de tu negocio. No obstante, en este caso, mi consejo es que (por si las moscas) contratéis un TPV móvil si no supone mucho más dinero que si contratamos uno que no sea móvil.
Cerrar menú